Fruta


Con la palabra “fruta” se agrupan diferentes frutos comestibles y también otros productos que son parcialmente clasificados por frutos, como las pomáseas y escluyendo otros productos como los tomates, según el utilizo en la alimentación. Composición de la fruta La composición química cambia de fruto en fruto y depende de su maduración. Agua: consta entre el 80% y el 95% de agua. Carbohidratos: consta entre el 5 y el 20% de carbohidratos. Ellos varian al 20% en las bananas y al 5 % en el melón, en el melón de agua y en las fresas. Por otros frutos tienen una media del 10%. La presencia de carbohidratos varia según la clase de fruta y de la cosecha. Generalmente, los carbohidratos son azucares simples como la fructosa, la sacarosa y la glucosa, que se absorben en una manera rápida. En el fruto inmaduro hay almidón, como por ejemplo en las bananas, que después se transformará en azucares simples. Fibras: el 2% del fruto está constituido por fibras alimentarias, en mayoría por pectina y hemicellulosa. En la cáscara del fruto encontramos muchas fibras y al mismo tiempo encontramos también insecticidas, que se pueden quitar sólo através la peladura del fruto. Las fibras solubres, como la pectina gelatinizante o la mezcla de aguas pegajosas, son importantes para la consistencia del fruto. Vitaminas: caroteno, vitamina C y vitaminas del grupo B. Los frutos se pueden clasificar en 2 grupos según las vitaminas que contienen: – Ricos en vitamina C, como los cítricos y también los melones, las fresas y los kiwis. – Ricos en vitamina A y caroteno como las albaricoques, los melocotones y las ciruelas. Sales minerales: la fruta es rica en potasio, magnesio, hierro y calcio. Proteínas y grasas: en la parte que se come de los frutos, no hay tantas proteínas y lípidos como en las semillas. Por eso, las grasas fluctúan entre el 0,1% y el 0,5%, mientras las proteínas fluctúan entre el 0,1% y el 1,5%. Por ejemplo, el aguacate contiene el ácido olíco que es un ácido graso monoinsaturado; la nuez de coco es rica de grasas saturadas, como el ácido palmítico. Calorías: las calorías se originan por la concentración de azucar, 30-80 Kcal/100 gr. Hay también frutos ricos en grasas, como el aguacate – que contiene el 16% de grasas – y el coco que puede llegar hasta al 30%. Un elevado contenido de lípidos, signífica tener un elevado valor energético de 200 Kcal/100 gr, pero la mayoría de los frutos tienen pocas calorías con respeto al peso. Perfumes y pigmentos: el fruto parece siempre fresco, gracias al elevado contenido de agua, de acidos y sustancias aromáticas. El sabor de cada fruto depende de la presencia de ácidos, azucares y otras aromas. Encontramos el ácido málico en la manzana, el ácido cítrico en la naranja, en el limón y en el mandarín y el ácido tartárico en la uva. Por lo tanto, los colorantes, las aromas y los compuestos fenoles astringentes, influyen en la estructura organoléptica del fruto, también si hablamos de un cantitativo bajo. Usos alimentarios La mayoría de la fruta, puede ser clasificada como comida fresca, como confitura o conserva. La fruta se utiliza también en las preparaciones de comida, sobretodo para los postres. Generalmente, se tiene la costumbre de comer la fruta al final de cada comida. Además es aconsejable merendar con fruta fresca. Ella se consuma más en los Paises mediterraneos que en los Paises del Norte. Curiosidad Comer mucha fruta y verdura fresca reune el insurreccionarse de las enfermedades.